La Virgen Coronada de Villafranca de los Barros

En Villafranca de los Barros, un pueblo situado a lo largo de la Vía de la Plata en Tierra de Barros, se encuentra la ermita de la Virgen Coronada. Esta Virgen es la patrona de la localidad, y recientemente ha sido nombrada patrona de los viñedos, pero este hecho no es casual y tiene una bella historia detrás.

Según explica la tradición oral, un agricultor que se encontraba en sus tierras labrando, descubrió lo que a él le pareció una muñeca. Este buen hombre contento por el hallazgo decidió llevarle a su hija esta muñeca. Cuando llegó a casa, su hija estalló de felicidad, nunca había visto una muñeca tan bonita. Cuando la esposa del labrador llegó a la casa, descubrió que el regalo que había recibido la niña no era una muñeca, si no la imagen de una Virgen. Rápidamente fueron al cura del pueblo quien confirmó la afirmación de la mujer. El cura, junto con el pueblo, lleno de gozo decidió construir una ermita para esta Virgen.

La leyenda dice que la imagen de la Virgen fue trasladada en un carro de bueyes, y que cuando estos se dirigían hacia el lugar elegido para construir la ermita, se pararon en seco y no avanzaban más. Tanto el cura como las personas que estaban allí se sorprendieron e intentaron conducir a las bestias por otros caminos, pero no lo consiguieron. El cura comprendió que ese era el lugar que la Virgen había elegido para su ermita y se consideró un lugar elegido por Dios.

La ermita aún se conserva en Villafranca de los Barros, aunque su aspecto original ha cambiado a lo largo del tiempo, y en estos momentos  se encuentra dentro del casco urbano. Este tipo de leyenda es muy común en otras localidades de la zona. Estos hallazgos podrían tener su explicación dentro del contexto histórico de la Reconquista. En las batallas era habitual llevar Vírgenes de Campaña, imágenes de vírgenes para que protegieran a los soldados. Si los soldados creían que la imagen podía caer en manos enemigas, las enterraban para que no fueran profanadas.

También resulta del todo curioso que el nombre que se le dio a la Virgen fuera el de Coronada. Este nombre se puede deber a que la Virgen fue hallada en la zona alta del pueblo, lo se podría decir que era la coronilla de la localidad. De ahí vendría según cuenta una versión. También podría ser porque la imagen fuera desenterrada con una corona, pero es algo inusual y nunca se ha comprobado.

Todo esto son historias orales, que se han ido trasmitiendo de generación en generación, y su fiabilidad es muy baja. Pero no dejan de ser curiosas e interesantes este tipo de historias que nos acercan más a la cultura local.

Para saber más:

  • CASCALES MUÑOZ José: Villafranca de los Barros, romanización y otros apuntes, Villafranca de los Barros, Aprosuba 3. Industrias Graficas, 1982.
  •  DE SOLÍS SÁNCHEZ-ARJONA. Antonio: Villafranca en la Historia. Badajoz, Diputación de Badajoz, 1982.

Descargar en PDF

Anuncios